¿Las redes sociales están matando las relaciones personales?

En estos momentos y dado el cambio de concepto en la sociedad que han supuesto las redes sociales nos encontramos ante numerosos debates determinando si son buenos o se rompe la esencia del trato personal. Como todo el mundo sabe el hombre es un ser social que necesita de los demás para poder “sobrevivir”. Entiéndase esta última palabra no solo en sentido anímico o biológico sino en un ambito más general. Poniendo un ejemplo más ilustrativo, siempre podemos pensar en algún problema que hayamos tenido a lo largo de nuestra vida. En la mayoría de los casos intrinsecamente al problema viene a nuestra mente una persona cercana, nuestra pareja, un amigo o simplemente una persona importante que nos dio las claves para resolver el bache. En otras ocasiones puede que no se trate de una persona propiamente dicha, puede tratarse de una frase de un libro o quizá un anuncio de la tele, pero no deja de ser algo que nosotros mismos no hemos creado por lo que nuestra autosuficiencia queda en entre dicho. Para los más escépticos también es cierto que pueden darse casos en los que podamos resolver los problemas sin ninguna ayuda aparente, algo difícil de medir ya que en las sociedades actuales estamos profundamente influenciados por el entorno.

Las redes sociales son una respuesta al reclamo de esta necesidad de entablar relaciones con la gente. Tener disponibles a un número casi ilimitado de personas a la velocidad de la luz rompe completamente los esquemas escritos hasta ahora. Puede parecer que cuando digo que antes no era así me esté refiriendo a tiempos inmemorables, pero simplemente tendremos que preguntar a nuestros padres o abuelos para saber que realmente las comunicaciones han dado un salto cuantitativo en esta última decada. Pasar del correo convencional a los e-mails nos da una versatilidad inimaginable para nosotros mismo hace no tanto tiempo.

Los tiempos cambian, el mundo se mueve y las personas tenemos que subirnos al carro para no quedarnos atras. Conceptos tan antiguos y “sagrados” quedan rescritos a merced de las nuevas tecnologías. ¿Realmente esto es bueno o malo? Un cambio tan radical siempre trae tanto sus buenas como sus malas consecuencias sin olvidar los miedos racionales que siempre suponen. En no mas de cien años hemos pasado de pequeñas urbes donde era raro no conocer a cada uno de sus habitantes a grandes masas de población en las que resulta imposible entablar conversación entre todos y cada uno de sus componentes. Este fue el primer movimiento con el que se vislumbrava que todo iba cambiando. La masificación y la globalización necesitaba de un apoyo tecnológico a la altura.

Así es como un proyecto de un estudiante de Harvard tiene actualmente más de 500 millones de usuarios. A estas alturas a nadie se le escapa que estamos hablando de Facebook, una aplicación que se ha convertido actualmente en necesaria para muchas personas. Poder comunicarte con tus familiares o amigos a miles de kilómetros de distancia es algo con lo que antes solo éramos capaces de soñar. Con esta nueva capacidad podríamos pensar; si tenemos al alcance de tan poco a tanta gente, ¿tendremos más amigos?. Este creo que es el mayor error que estamos sufriendo actualmente. Por mucha accesibilidad que tengas a más gente no quiere decir que ahora seas capaz de entablar una relación con un mayor número de ellos. Haciendo un pequeño símil, antes tambien podrías enviar cartas a todas las direcciones de la guía para tener más amigos. Por otra parte podrías decir, vale no tengo más amigos pero seguro que voy a mantener y mejorar la relación con los actuales ya que soy capaz de contactar con ellos con mucha más facilidad. Para ello tenemos que tomar como base que un tiempo de incomunicación merme una amistad o la destruya,algo que creo sería necesario plantearse ya que ¿merece la pena en tal caso?.

Por mucho que cambien los tiempos y los métodos, el hombre en esencia no ha cambiado tanto. Siempre persistirán los mismo pilares, los que nos hacen tan parecidos y a la vez tan singulares.

2 thoughts on “¿Las redes sociales están matando las relaciones personales?

  1. Aparte, tenemos que darnos cuenta de cual es la relación que entablamos con “nuestros amigos” de las redes sociales. ¿De qué cosas hablamos con ellos? ¿Confiamos en ellos? ¿Están ahí cuando les necesitamos? Porque también creo que se cambia la definición de amistad. Es cierto que siempre ha habido muchos tipos de amistades, pero, ¿se siguen manteniendo los mismo? ¿Es lo mismo hablar con ellos por Internet que a la cara? Yo creo q no es lo mismo.

  2. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *